Tu padre nunca podrá saber de este Armani Black, Juan Loco